La lipoescultura o liposucción es la segunda cirugía más demandada en nuestro país, solo por detrás de la cirugía mamaria. De hecho un 20% de las personas que deciden pasar por un cirujano plástico solicitan remodelar su contorno corporal con esta técnica. Y aunque sigamos pensando que la cirugía plástica es cosa de mujeres, entre los hombres esta es la cirugía estética corporal más solicitada para eliminar los michelines y conseguir un abdomen liso. ¿Pero qué es el lipoArte?

El LipoArte no es una técnica nueva, sino una manera de entender la cirugía estética corporal que revoluciona el concepto de la liposucción.

¿Qué es el LipoArte?

No se puede definir como una nueva técnica futurista o una aparatología ultramoderna, sino que es el camino, el objetivo y la meta de toda cirugía estética que desee remodelar el cuerpo, porque la belleza del LipoArte está en la cabeza y en las manos del cirujano plástico como artista y no en la aparatología que este pueda utilizar.

El LipoArte es pues la máxima expresión de la belleza que puede conseguir un cirujano plástico al modelar un contorno corporal. Los escultores pueden cincelar la piedra, la madera, el hielo…El cirujano plástico debe ir a encontrar la belleza en el interior de cualquier cuerpo. Pero como especialistas, el único material con el que podemos esculpir un contorno corporal es la grasa. El cuerpo que existe bajo la grasa de todas las personas es muy parecido: músculos, huesos, etc. De esta manera es la grasa la que nos otorga las formas que tenemos. Esculpirla desde una vertiente artística, es lo que va a dar los resultados verdaderamente espectaculares.

Pero no nos equivoquemos no se trata de “magia”, sino del arte de saber buscar dentro de una figura humana toda su belleza, igual que el escultor encuentra la belleza de su escultura dentro de un bloque de madera. Así, el cirujano plástico “extrae” aquello que oculta las formas bonitas. Es decir, la pierna proporcionada, recta y sin protuberancias está debajo, tan solo hemos ido a buscarla eliminando solo aquello que no nos permitía verla”.

LipoArte y nuevas tecnologías

De la misma manera que el resultado de una escultura depende de la calidad de los materiales con los que el artista trabaja, factores como la calidad o la edad de los tejidos es importante para mantener el resultado conseguido. Y es aquí donde, como cirujano, reclamo las nuevas tecnologías: el láser, los ultrasonidos, la radiofrecuencia… no deben ser utilizados para conseguir realzar el contorno, sino para estabilizarlo y mantenerlo en el tiempo.

Porque en una liposucción o lipoescultura, no es la tecnología lo que marca la diferencia. Lo que realmente marca la diferencia es el concepto que el cirujano tenga en su cabeza antes, durante y después de plantearse una cirugía. Pero también es importante su pericia, su experiencia y su precisión. Y si volvemos al símil del escultor, obviamente este no utilizará cualquier herramienta para conseguir los detalles más finos, sino que utilizará aquellas que le permitirán mayor precisión. En el LipoArte es igual. Se utilizan cánulas muy finas y tiempo. Porque aquí no valen las prisas. El tiempo se convierte en nuestro aliado, porque hay que tomarse tiempo para esculpir, para ser capaz de ver la belleza bajo el cuerpo de cualquier mujer u hombre y sacarla a la luz. Y esto nos llevará a conseguir los mejores resultados posibles.

LipoArte y Liposucción

Entonces, ¿la liposucción ha quedado anticuada? Pues depende, si la vemos solo como una cirugía para extraer grasa, sí. No tiene sentido solo eliminar grasa. Para ello es mejor hacer dieta y deporte. El LipoArte busca la belleza que ya existe cuando eliminamos aquello que la esconde.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+