Me he quedado dormido………….

Poco rato, (espero), en una silla del pasillo del hospital. El sueño ya empieza a ganarme. Abrí los ojos y todo estaba a oscuras. Han apagado ya el generador. En cuanto se adaptaron mis ojos a la oscuridad, percibí ya la sombra de Fatumata, la enfermera de la noche. La gasolina es muy cara aquí y por la noche trabajamos con la luz solar que acumulamos durante el día. Es una luz tenue, como neblina. Cuesta ver las heridas de los pacientes pero voy a hacer la última ronda.
He enviado a dormir a todos, incluido Juan, el enfermero. Hay una partera que anuncia para esta noche y lo quiero fresco. Está agotado. Laura y Nuria, también.

Pasé a ver a Mariama. Dormía. Una pequeña sombra bajo la mosquitera. Me senté un rato a su lado. Cerré los ojos ……..soy ya mayor, en Guinea, visitando a Mariama. Era una mujer bellísima, con el pelo recogido, alrededor de unos enormes ojos negros me recibía en el poblado. Tenia 2 hijos varones. Estaba feliz. Me miro seria. Pasaron unos segundos. Abrió la sonrisa. Me reconoció, dejo las manos de sus dos hijos y corrió hacia mi……………….Doctor?….doctor?….doctor.?..

Ah, Fatumata!!…., diculpa me dormí.

– Doctor se quedó dormido vaya a dormir que ya estaré yo pendiente.

Gracias Fatumata, buenas noches.

Esta noche ha sido más calurosa y no he dormido muy bien. Dios, que follón tienen los críos debajo de mi ventana. Son mi despertador natural.

La ducha hoy ha sido mas agradable que otros días. Solo tenemos agua fría, pero ¡¡¡hoy apetece tanto!!!

Hoy es el día del Rey. Del rey Gabriel. En el ultimo viaje, no pude operarlo. Me faltó un último equipo quirúrgico. De este viaje no se salva.

Gabriel, el rey. Como dice mi amigo Gonzalo es el “puto amo”. Es un líder. Es protector, inteligente y estratega. Es Gabriel. Yo digo que es un superviviente.

Este blog de hoy va dedicado a él y a todos aquellos que jamás se rinden ante la adversidad.

Gabriel, fue un niño no deseado. La madre tomo todos los remedios posible que le ofrecieron para abortar. Pero el rey aguantó. Un intento se le llevo las manos, otro las piernas. Pero Gabriel aguantó. Aguantó y nació. Incompleto en lo físico, pero pleno de vida.

Las deformidades físicas, en su cultura, supone la posesión del demonio, del Irán. Creen que con el niño deforme llega y se instala en la casa. Así que la madre decidió abandonarlo en la basura.

Y el rey ……..sobrevivió. No se sabe cuantos días. Lo recogieron y lo llevaron a Casa Emanuel.

Me cuenta mami Isabel, (que os presentaré muy pronto para los que aún no la conozcáis). que cuando llegó ya vio que era alguien especial. Pero para mamá Isabel todos sus niños son especiales.

La falta de manos, de antebrazos no ha sido impedimento para comer solo, beber sin ayuda, incluso dar de comer y ayudar a los demás o escribir y dibujar. Ni siquiera sus deformidades en las piernas a impedido que el Rey, sea el más rápido corriendo por los caminos de casa Emanuel.

No, si mi amigo tiene razón….”es un puto crack”…un superviviente.

Sigo oyendo a los niños jugando bajo mi ventana, ¡Dios como gritan!, parecen huecos.

Me enfundé en el pijama verde de quirófano. Mi vestuario para todo aquí. Abro la puerta y……

– ¡¡Bico fora!! ¡¡bico fora!! ¡¡bico fora!!…… Joder Gabriel que susto. Dame un respiro.

Bico es el nombre al que llaman los niños en Guinea a la hernia umbilical. Es un bulto más o menos grande en la zona del ombligo. Carecen de ombligo y es un problema muy frecuente en estos países. La causa es el mal cuidado que hacen del cordon umbilical cuando nacen en sus casas. La madre hace dos nudos con una cuerda y cortan el cordón con un cuchillo.

Gabriel alzó y me ofreció su almohadillado muñón del brazo derecho. Sin complejos, con toda naturalidad. Lo tomé como si me ofrecieran la mano mas grande del mundo y nos dirigimos a desayunar.

-Gabriel, no me hagas la pelota que tú hoy no desayunas.Que No, que no puedes comer.

Abrió los ojos, gesticuló…y me asusté. Se ríe a carcajada. Este tío es un cachondo.

– Gabriel, ¿¿no habrás comido??? …

– Doctor, el quirófano está listo.

– Ok, me acabo el tercer café de la mañana y….en marcha.

– Alberto, pasa a Gabriel ¡¡ya!!.. a quirófano. Está como una moto. Me voy lavando que hoy promete.

Ok chicos vamos……¡¡¡¡bisturí!!!!……..

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+